mié

30

ene

2013

TUTORIAL: CÓMO HACER UNA BUENA CRÍTICA FOTOGRAFICA EN CINCO PASOS

He estado reflexionando sobre algunas de las cuestiones que en la AFT hemos debatido acerca de la crítica fotográfica y he pensado que quizás para algunas personas pueda se útil este pequeño tutorial o guía que he realizado como guion orientativo para todo aquel que tenga interés a la hora de criticar una foto. Vaya por delante que es tan sólo eso, una sugerencia, una orientación, una pequeña lista que quizás nos puede ayudar a organizar nuestros pensamientos y, de paso, estoy convencido de que nos ayudará, de forma implícita a meditar sobre el proceso de nuestro propio trabajo fotográfico. Para su elaboración he consultado las web (Dzoom, Ojo Digital, Photocritic, Pixic, etc.), luego he utilizado elementos de mi propia experiencia personal. Espero que sea un recurso de vuestra utilidad y, por supuesto, cualquier aportación, consideración, etc. será bienvenida y, seguramente, muy útil para el debate.

 

INTRODUCCIÓN: Una pequeña nota sobre el sesgo y la “subjetividad-objetivada”.

 

Hacer un comentario de una foto para cualquier fotógrafo o aficionado es algo muy sencillo. La actitud crítica, el juicio, es parte de nuestra condición de seres con lenguaje. Permanentemente, sometemos a juicio todo lo que nos rodea por nuestras características cognitivas (por nuestra forma de pensar, solemos organizar el universo en categorías contrapuestas: blanco/negro, bien/mal, claro/oscuro, lo crudo/lo cocido,  etc. ) y, de hecho, si nos ponemos rigurosos, “describir algo sin emitir ningún juicio es imposible”. Esto necesitaría un desarrollo explicativo, pero no es el momento por una cuestión de espacio. En todo caso, lo importante es ser consciente de somos portadores de un sesgo. Es decir, nuestra opinión siempre está condicionada por nuestra experiencia personal, nuestra educación, nuestras vivencias, etc. “Somos lo que comemos”.

 

Para que una crítica tenga un valor medianamente riguroso, desde mi punto de vista, es necesario partir de la premisa de intentar ser lo más honestos posibles con nuestro análisis y, de algún modo ser  (si no, objetivos - porque la objetividad no existe - al menos ser) “objetivamente subjetivos”. ¿Cómo se puede resolver nuestra “objetividad contaminada”? Es sencillo, tenemos que hacer un esfuerzo de control del sesgo (de nuestros condicionantes que decíamos antes, si somos conscientes de ellos) o tenemos que ser muy sinceros y hacer expreso el sesgo en su caso, para que no quede duda alguna “de qué pie cojeamos”.

 

Hacer esa declaración, es un punto de partida que deja claro desde qué posición vamos a iniciar la crítica. Por ejemplo, ante una foto con un elemento que no nos satisface por algo particular (una fobia, un valor, un criterio aprendido, etc.) siempre podemos explicarlo. Por ejemplo, si personalmente, no me gustan los tonos sepias en los procesados, porque me parece un recurso fácil o un tono que pasa de moda o un enmascarador de detalles del blanco y negro, o simplemente, me recuerda a una foto de una infancia terrible (que no es el caso) siempre  puedo empezar diciendo:

“Personalmente no me gustan los tonos sepias salvo para procesados muy específicos. Yo probaría el resultado en blanco y negro, aunque el tono me parece apropiado porque evoca el pasado…”

 

Vamos al grano:

 

Paso 1. Observa de manera reflexiva

 

“Take it easy”, reflexiona sobre la imagen, tómate tu tiempo, contempla lo que estás viendo de manera general, sin acentuar los pequeños detalles, tratando de empatizar. Pregúntate qué quiere conseguir el autor de la imagen, por qué ha elegido ese punto de vista, qué nos quiere contar, qué nos quiete mostrar (su técnica, un lugar hermoso, un golpe de humor, una denuncia, un testimonio, un documento, etc.. Dos preguntas claves son el "por qué" y el "para qué" el autor ha realizado esa captura - en especial el "para qué".

 

Paso 2. Analiza los componentes clave de la imagen: Técnica, creatividad, dimensión artística.

 

Es difícil aislar en categorías estancas el diálogo de estos tres componentes, porque todo se retroalimenta, pero, de forma básica y muy sencillamente:

 

Técnica

 

Puedes valorar la composición de la imagen, las líneas diagonales, el punto de vista, la aplicación de reglas clásicas como la regla de los tercios, si deja espacio para la mirada en un retrato, considerar el enfoque de la imagen, división de planos, aplicación de la proporción aúrea, motivos, encuadres, profundidad de campo, exposiciones, aberraciones cromáticas, distorsiones, etc.

 

Creatividad y dimensión artística:

 

Ahora, olvida la técnica aislada y te puedes centrar en valorar la aportación innovadora de esa imagen, su originalidad, su capacidad para romper las reglas, su uso caprichoso del color, si hay exageración o sobreprocesado intencionado en un lugar. Pondera el valor del fotógrafo para atreverse contra lo convencional, analiza si ha apostado por la sencillez, o si por el contrario ha llenado de elementos la escena. Piensa en la relación con otras imágenes que has visto, pregúntate qué quiere expresar, cómo lo hace, cómo nos guía con la luz hacia diferentes puntos de atención de la escena, y finalmente, observa qué aporta esta foto a través de la dimensión expresiva que nos permite el arte.

 

3 Paso: Ahora escribe sobre la imagen

 

Hasta aquí, todo ha sucedido dentro de tu cabeza, es el momento de empezar a escribir. Da una impresión general de la imagen. Luego, desgrana aquello que consideres que es oportuno, adecuado o te apetece o quieres expresar. Ni es obligatorio, ni debes, ni tiene sentido que expliques todo lo que has analizado en los pasos previos: primero, porque es un aburrimiento leer una crítica exhaustiva, salvo por razones concretas en situaciones concretas; segundo, porque el protagonista no eres tú, sino el autor de la foto, tú, a lo sumo puedes jugar un papel de “crítico constructivo” y tercero, porque lo bueno, si breve, dos veces bueno.

 

4 Paso: Da una opinión extra.

 

El final del texto podría consistir en hacer un esfuerzo de síntesis de tu valoración personal. También, puedes hacer alguna recomendación, siempre desde la premisa de que no hay foto buena ni foto mala, sino una foto que satisface tus criterios estéticos y artísticos, pero que son TUS criterios. Éste es un buen lugar para destacar si algo hace que la foto tenga magia, alma, narrativa, feeling, puntos fuertes o débiles, independientemente de la reputación del autor o de las características más o menos formales de la escena.

 

5 Paso: Relee la crítica antes de publicarla

 

Es más importante corregir que escribir, siempre. Pule tus errores gramaticales, también hablan de tu capacidad crítica. Controla los sesgos que hayas dejado de forma clara y considera si lo que has escrito es comprensible por todo el mundo. Piensa si te has excedido en algo y elimina cualquier elemento que no contribuya al aprendizaje o a ayudar, según tu criterio, claro, a la persona que ha realizado la imagen.

 

Estos son los cinco pasos. Para finalizar, sólo me gustaría decir que este tutorial es sólo una idea rápida y una propuesta metodológica, sincera y, para mí, útil como orientación. Pero sé que es muy personal, por lo si os sirve de algo, me alegro de haber contribuido al foro y si no, os ruego que sepáis disculparme por mi atrevimiento…

 

 

Artículo para descarga en PDF
Crítica fotográfica por Pedro Salvador.p
Documento Adobe Acrobat [2.6 MB]
Descarga

Escribir comentario

Comentarios: 1

  • #1

    Sawubona (miércoles, 30 enero 2013 23:37)

    Muchas gracias Pedro por este tutorial ,para mi es muy util ,me gustaria comentar fotos pero nunca se por donde empear ni que critero seguir .Esto me ayudara ,seguro .Gracias !

  • loading

GALERÍAS

PUBLICACIONES

SOBRE MI

NOTICIAS

CONTACTO