LA ABSTRACCIÓN EN FOTOGRAFÍA

Hace unos días tuvimos la oportunidad de asistir a un extraordinario taller de José Benito, fotógrafo de naturaleza y paisaje. Este fotógrafo nos habló entre otro temas de la abstracción en fotografía de manera transversal. Como es un concepto difícil de explicar y de entender, os propongo una definición que a mí me ayudó mucho a entenderlo y que utilizo cuando se lo explico a un amigo, doy un curso, estoy en una charla o debato sobre arte o el término abstraer. Cuando me refiero a abstraer me remito al concepto de abstracción de Werner Heissenberg:

 

“[…] la posibilidad de considerar un objeto o un conjunto de objetos desde un solo punto de vista, dejando simultáneamente del lado todas sus otras propiedades. La esencia de la abstracción consiste en singularizar un rasgo que, en contraste con otras propiedades, se considera especialmente relevante” (Heissemberg en Root-Bernstein 1999:98).

 

Por ejemplo una naranja puedo reducirla a un círculo, con lo que el círculo sería una abstracción de la forma.

 

 Por otro lado, puedo simplificarla mediante el color naranja. Sería una abstracción del color. No importa la forma, porque singularizo el color.

Puedo fijarme en la rugosidad de la piel de una naranja y estaría haciendo una abstracción de la textura.

El hecho es que una naranja se podría representar de forma abstracta de infinitas maneras: mediante el olor de la naranja, con una silueta de varias naranjas en un frutero, con unas hojitas de naranjo dibujadas, con el sabor del zumo de naranja, con una imagen desenfocada de una naranja, etc. Lo importante es comprender que una abstracción necesariamente es una simplificación que representa simbólicamnete a algo reduciéndolo a una dimensión (en sentido estricto) o un solo rasgo como acabamos de ver.

 

En la historia de la pintura se atribuye de manera un poco romántica la “invención” de la pintura abstracta a Kandinsky, cuando casuamente observó que un cuadro de un paisaje estaba colocado al revés y sorprendido por la disposicíon de las formas y los colores decidió dejar colgado el cuadro del revés en su estudio.

 

Un error generalizado es confundir abstracción con ausencia de figuración. Lo figurativo es, simplificando, la aparición en imágenes u obras plásticas, de elementos que existen en la realidad, imitando a la naturaleza, de manera que los objetos representados sean fácilmente reconocibles. Es decir, un arbol figurativo sería como el dibujo siguiente (en realidad es también una abstracción, pero lo usamos por una cuestión pedagógica).

 Una abstracción de un árbol sería algo así:

 

Acabo de reducir a manchas de color y formas un árbol. Pero una abstracción puede llevar aparejada también una figuración, por ejemplo una silueta. Se reduce a la forma.

De hecho, la fotografía en blanco y negro en cierto modo, representa una abstracción del color de la imagen de la que se ha extraído. Por un lado, porque los colores se han reducido a dos y la gama intermedia, claro esta: el blanco y el negro. Por otro lado, la fotografía ya es una abstracción de la realidad, ya que estamos reduciendo a dos dimensiones, un objeto que tiene tres. O sea, abstraemos la tridimensionalidad en largo y alto.

 

En resumen, una fotografía abstracta es aquella en la que la objeto representado ha sido reducido a uno de sus rasgos principales, color, forma, textura, ritmo, contrastes, etc. Además, eso no implica la ausencia de elementos figurativos, o elementos claramente reconocibles, siempre y cuando sean factores que contribuyen a simplificar o reducir la imagen a una (o varias) de sus características esenciales.

 

Espero que haya servido para aclarar las dudas que el concepto de abstracción, siempre produce. Cualquier duda o consulta que tengáis, observación, explicación complementaria, o inquietud de cualquier tipo, no dudéis en hacérmelo saber.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Dave (sábado, 06 febrero 2016 23:31)

    Genial, hasta yo te he entendido