Entrevista en Vivir en positivo sobre mi trabajo en el Coaching


Os paso la entrevista que podéis leer en la web Vivir en Positivo sobre mi trabajo desde el Coaching

 

 

Entrevistamos a Pedro Salvador, una persona multidisciplinar que está apostando fuerte por el coaching en una nueva en su faceta profesional.

 

 

Hola Pedro, háblanos del Coaching

 

Buenos día, Ángel. Te resumo: entiendo del coaching como una vía de transformación personal, como una herramienta para el cambio y como un proceso para extraer de las personas lo mejor de sí mismas. Primero, mediante un proceso estructurado y segundo, con el acompañamiento de un profesional experto en procesos de cambio y crecimiento personal.

 

 

Porqué el coaching.

 

En esencia, porque del coaching valoro fundamentalmente que es el cliente el que toma las decisiones sobre su propia vida, aprendiendo a saber quién es y a darle sentido a su existencia. No sabemos las capacidades que tenemos como personas hasta que no dejamos que la vida nos interpele y dejamos de tener miedo. Por eso me embarqué en esta emocionante aventura personal.

 

 

En qué te basas en tu trabajo como coach

 

Los pilares de mi trabajo se fundamentan en una serie de principios y valores, que en realidad son una extensión de mi forma de ver la vida. Creo que es imposible ser un buen coach, si previamente no has hecho un trabajo personal profundo de indagación y crecimiento. Yo lo he hecho, antes de ser arquitecto, he tenido que picar muchas paredes y poner muchos ladrillos.

 

Mis principios que son las columnas de mi estructura vital, son antropológicos: entiendo el hombre, el ser humano, como un ser de encuentro, necesitado del otro, libre, buscador de sentido y trascendente. Por otro lado, estoy convencido de que el coaching es una forma específica de encuentro, un territorio de relación entre dos personas para desvelar la plenitud del cliente, ayudándole a recorrer un itinerario.

 

En cuanto a los valores, si tuviera que elegir 10, creo que elegiría la justicia, el respeto, la creatividad, la libertad, el compromiso, la solidaridad, la generosidad, la felicidad, la salud y la excelencia

 

 

Y tú que hablas de retos, cuál es el tuyo, profesionalmente hablando.

 

Mi objetivo de trabajo como coach es el mismo que el que llevó a cabo en el resto de esferas de mi vida, intentar hacer las cosas bien, trabajar orientado a la satisfacción del cliente, y ayudar a que las personas por sí mismas sean capaces de desarrollarse, mejorar, crecer y superarse.

 

Cómo ves a tus clientes

 

Honestamente, pienso que el ser humano es una especie llena de potencialidades. Como antropólogo y coach considero que la creatividad es inherente al ser humano, y esto necesitaría más espacio para desarrollarlo, pero quédate con la idea de que todos somos creativos.

 

Igualmente, entiendo la vida del hombre como un camino en el que cada uno debe buscar su meta, su misión, su sentido, su huella. Pero en ese proceso de desarrollo personal, creo que debe primar la libertad, aquello que tras la reflexión conduzca al lugar en el que uno quiera estar. No creo en patrones universales. Cada uno debe ser dueño de su destino, dentro de un margen de posibilidades y sé que el hombre no tiene límites. Son, la persona y su mapa de la realidad los que limitan nuestro crecimiento personal.

 

Destacaría, aún siendo muy reduccionistas, que las personas tienen dos opciones: navegar como canoas sin remo, en las que el destino está determinado por el flujo en el cauce del río; o elegir, conscientemente navegar en canoas con remos, en cuyo caso no sin esfuerzo, podemos elegir nuestro destino.

 

Cuál es la utilidad del coaching

 

Se atribuye Heráclito el aforismo “conócete a ti mismo”. Creo que el proceso de indagación personal, de reflexión, así como el mero hecho de dedicar un período de tu vida acompañado por una persona experta en este tipo de procesos, ya es un fin en sí mismo, porque permite a la persona “contarse la verdad”. Y aunque sea una frase manida no por ello es menos cierta: la verdad nos hace libres.

 

Además, es muy útil ver que a través del coaching se produce un cambio personal muy significativo. El coaching es real y funciona. Y de algún modo, como somos seres integrados en tramas sociales, en redes familiares, profesionales, etcétera, el coaching opera de forma sistémica. Es decir, si tú estás bien contigo mismo, te conoces bien a ti mismo, lo normal es que aportes felicidad y energía positiva a tu entorno, a tus espacios de relación.

 

Por qué el coaching es útil y mejora a las personas.

 

En primer lugar, me gustaría decir que el coaching puesto en marcha de forma profesional, por alguien que se ha preparado específicamente para ello (a ser posible acreditado y, especialmente, si su formación ha tenido lugar en un buen centro académico, como la Universidad Francisco de Vitoria) mejora a las personas porque se estará llevando a cabo, sin duda, un trabajo de calidad.

 

Pienso que el coaching que llevo a cabo, el coaching dialógico, está profundamente asentado en la antropología, en la filosofía, en un conocimiento profundo del ser humano. Por otro lado, creo que el cliente alcanza sus objetivos porque hay detrás una fundamentación metodológica. Más allá de las técnicas y de las herramientas, que son útiles, existe una forma de hacer pautada, ensayada, validada que conduce a las personas a conseguir sus retos, a sacar sus potencialidades ocultas y aprender mucho sobre sí mismo. Todos estos ingredientes conducen al crecimiento personal.

 

 

- Cuál es tu formación y de qué manera sirve para el coaching.

 

La verdad es que mi formación es bastante amplia. He estudiado antropología, (soy doctor en antropología), he estudiado música, soy animador y director de actividades de juveniles, he estudiado idiomas, y he recibido formación de lo más dispar: fotografía, formadores de formadores, senderismo, piragüismo, cooperación al desarrollo, voluntariado y participación, diseño web, etc.

 

A mi juicio, el aprendizaje de una persona contribuye a todas las actividades que esa persona desempeña, la formación es el alimento del conocimiento, del espíritu, de la sensibilidad, de la percepción.

 

En el caso particular del coaching, la formación me permite tener un acceso mucho más amplio al cliente, tanto para su análisis, como para la comprensión de su visión del mundo, me sirve para ampliar perspectivas profesionales, me sirve para ser mucho más respetuoso, incluso es más útil para el cuidado del lenguaje, para el proceso de acompañamiento y me facilita la comunicación.

 

 

- Y tu experiencia, qué papel juega

 

Dicen, y es de toda lógica, que una persona por debajo de los 40 años es difícil que escriba una buena novela. No toda experiencia vital es válida para servir de complemento a la formación del coaching. Sin embargo, considero que en mi caso personal, mi bagaje es un complemento muy bueno para el coaching.

 

Por ejemplo, como antropólogo, he entrenado especialmente la observación y la capacidad de análisis. Lógicamente, una metodología como es el coaching en la que la escucha y la exploración son tan importantes para el buen desarrollo del proceso, se ve claramente beneficiada por la experiencia.

 

Del mismo modo siempre he trabajado con personas, y en el sector de la solidaridad, con lo que la sensibilidad hacia la comunicación humana y mi inquietud por conocer, aprender, y compartir en espacios de encuentro forman parte de mi ADN cultural.

 

Todos los coach son únicos, en mi caso destacaría la creatividad, la capacidad de análisis, y la autenticidad.

 

Háblame de tus sesiones

 

Sabes que son confidenciales, pero te puedo decir que, de momento, estoy abordando procesos generales, dificultades para encontrar el sentido de la vida, dificultades para organizarse, dificultades para desarrollar una red social, dificultades para encontrar empleo, problemas para poner en marcha un proyecto y lograr el éxito con él, etc.

 

Además, mis clientes hacen coaching para superar sus miedos, para estructurar sus vidas, para conseguir retos, a sentirse mejor, para tomar decisiones, para ser felices. Yo les facilitó un tiempo exclusivo para dedicarse a la reflexión sobre sí mismos, y les acompañó en el proceso, dejándoles crecer y tomar las decisiones para cambiar, para respetarse a sí mismos y para tener una nueva perspectiva propia de su realidad, de un nuevo yo, más feliz y más libre.

 

 

Qué formato de trabajo utilizas

 

Habitualmente, trabajo sesiones individuales de una hora de duración. Lo normal es que, en un período mínimo de cuatro sesiones y máximo de diez, dependiendo de los casos, los clientes han podido conseguir resolver sus problemas o tener una fórmula clara para abordarlos en el futuro.

 

Por último, en qué nuevo reto estás trabajando

 

En la consolidación de la Asociación Adhara, en mi trabajo como Coach, fotógrafo y consultor y a punto de empezar un curso también en la UFV de siete meses de Programación Neurolingüística, otro mundo para seguir creciendo como persona. Como ves estoy entretenido.

 

Muchas gracias, Pedro, volveremos a entrevistarte pues has abierto una nueva línea en la web. Hasta la próxima.

 

Un saludo, Ángel y enhorabuena por la web. Nos vemos.

Comentarios: 0 (Discusión cerrada)
    Todavía no hay comentarios.

 Pedro Pablo Salvador Hernández · Callejón de Menores, 6 · 45001 · Toledo · 648180259 · ppsalvador@me.com