Coaching antropológico: El mapa no es el territorio

 

Un modelo es una representación necesariamente simplificada de la realidad. Los seres humanos necesitamos modelos para entender y poner orden en el caos del mundo. Un mapa es una representación en dos dimensiones del territorio. El territorio es la realidad. El mapa es la representación de la realidad, un modelo de la realidad.

 

Clifford Geertz, el antropólogo americano padre de la posmodernidad, en un artículo clásico titulado “La religión como sistema cultural” explicaba que existen modelos de la realidad y modelos para la realidad. Lo que llamó “modelos de” y “modelos para”. Los modelos de la realidad son representaciones de la realidad, por ejemplo, un mapa, de un territorio; una maqueta, de un edificio; una muñeca, de una mujer; o la palabra “sol” como representación del astro alrededor del cual gira la tierra. Es sencillo, los “modelos de” se utiliza para simplificar la realidad.

 

También existen los “modelos para”, que son representaciones que hacemos para ejercer una influencia en la realidad, para moldear la realidad. A ver si me explico. Por ejemplo, la forma en la que estructuramos socialmente la familia, con un padre y una madre que tienen la potestad de premiar (por simplificar mucho) a unos hijos. Sirve para consolidar unas relaciones de poder determinadas. Y lo ejemplifico: un padre puede hacer un regalo a un hijo como premio por haber logrado unos resultados académicos excelentes; o puede exigirle que estudie durante el verano si suspende las asignaturas. Esto puede hacerlo el padre o la madre, pero no puede hacerlo un vecino, o un amiga de los padres con carácter general. Si la vecina castiga a tu hijo, le dirías que no tiene ningún derecho a castigarle porque no es ni su padre, ni su madre. Lo que significa que el modelo tradicional de familia que se reproduce a lo largo de las diferentes generaciones es un “modelo para” la realidad porque nos permite organizar la realidad, estructurarla y sentirnos bien con ella. 

 

Pero ojo, ese modelo no es la realidad, es una forma de interpretarla en un contexto determinado. Por ejemplo, los esquimales tienen un sistema de parentesco en los cuales tanto el padre como cualquiera de los hermanos del padre por su forma de organizar la familia pueden premiar y castigar a cualquiera de sus hijos o sus sobrinos, cosa que el sistema de parentesco occidental no podría entenderse. El modelo de familia esquimal se ha forjado de ese modo por una necesidad de supervivencia y por una necesidad de proteger la vida familiar de la familia extensa.

 

En cualquier caso, “modelo de” o “modelo para”, pretendamos simplificar la realidad o pretendamos ejercer una influencia sobre ella, estamos siempre trabajando con modelos de la realidad, no con la realidad. Sé que esto no es siempre fácil de comprender, y precisamente en el coaching lo primero que tiene que entender el cliente es que el mapa, es decir, su forma de representar y modelizar el mundo, es una de muchas formas de entender la realidad, el territorio. Y por tanto, todos y todas vivimos en una representación de la realidad. Hasta que no tomamos conciencia de que todo es una construcción social (personal, educativa de la realidad) o “nuestra verdad”, será imposible que podamos cambiar, que podamos conseguir nuestros retos, porque el mapa no es el territorio.

 

 

Comentarios: 0 (Discusión cerrada)
    Todavía no hay comentarios.

 Pedro Pablo Salvador Hernández · Callejón de Menores, 6 · 45001 · Toledo · 648180259 · ppsalvador@me.com