Pica tu roca cada día

Picar la roca, ha sido uno de los aprendizajes más útiles que he conocido desde que llevo formándome en productividad personal.

 

La idea es muy simple: escoge una tarea al día por la que empezarás tu jornada laboral. Ha de ser una tarea que te cueste, pero a su vez que esté alineada con tu misión en la vida. Esto de la misión suena un poco metafísico. Es un enfoque muy útil y práctico para el cambio personal y perseguir el crecimiento. Tener una misión, sentir que la vida te interpela y que tienes algo que hacer como ser único es un motor extraordinario para hacer cosas con sentido.

 

No empieces la jornada abriendo el e-mail, porque entonces las decisiones sobre tu vida estarán marcadas por las prioridades de otras personas. Empieza picando tu roca. Tu prioridad es la roca, esa actividad que marcará la diferencia en el futuro. Por ejemplo: yo marco una meta diaria de salud, que consiste en levantarme e irme con Yolanda y con Bico a andar al menos  una hora. Después, hago una pequeña sesión de pilates. Y después pico mi roca. Este mes, la roca consiste en repasar y corregir mi tesis para poder facilitar el proceso de escritura de dos libros sobre el mal de ojo. Y no hago nada, hasta que el tiempo destinado a la roca ha transcurrido.

 

Te puedo decir una cosa, el día es absolutamente diferente cuando tienes la sensación de comenzar con algo productivo, con algo que marcará la diferencia. Pica tu roca

 


Escribir comentario

Comentarios: 0

 Pedro Pablo Salvador Hernández · Callejón de Menores, 6 · 45001 · Toledo · 648180259 · ppsalvador@me.com