Trabajando en coaching de equipos

Un equipo es un sistema que se crea con el objeto de realizar un propósito, desarrollando para ello una relación entre sus miembros. Un grupo es un conjunto de personas, un equipo es un grupo en el que hay interacciones y un fin común.

 

Hay tres factores claves, o tres competencias imprescindibles para dominar el complejo arte del trabajo en equipo:

 

1. Conocimientos sobre equipos, sistemas y la naturaleza humana.

2. Conocimientos sobre cambio personal y transformación.

3. Tener una base sobre cultura de empresa, modelos organizativos, estilos de liderazgo, en definitiva, saber qué es una empresa.

 

Voy a hacer un breve resumen de las siete fases que trabajo desde el coaching de equipos.

 

1. El propósito: aquí, decidimos las metas comunes es decir la misión que tiene el equipo.

2. Las reglas del juego: cómo se hacen las cosas, qué acuerdos compartimos para trabajar.

3. Las conversaciones: qué calidad tienen nuestros diálogos, hablamos todos a la vez, preguntamos las dudas.

4. La confianza: se trabaja a tres niveles, confianza en uno mismo, confianza en el equipo, confianza en el proyecto.

5. La dimensión emocional: con qué energía nos relacionamos, escuchamos nuestras emociones.

6. Conflictos: hay cuatro toxinas en la comunicación, culpas y críticas, ponerse a la defensiva, utilizar el desdén y blindarse a la comunicación.

7. Dinámicas sistémicas: nos preguntamos si hay círculos viciosos en la comunicación, si remamos juntos o la barca da vueltas.

 

La diferencia del coaching de equipos del coaching personal, es básicamente el enfoque de trabajo. El equipo es considerado como un sistema y la mirada no se centra en los individuos, sino como con un gran angular abarca todas las relaciones y las interacciones. Por ejemplo, la responsabilidad de que alguien durante una reunión saqué un portátil y navegue por Internet, o consulte su móvil para leer un WhatsApp, no es de la persona que realiza la acción, sino de todo el equipo.

 

A mi juicio, las verdaderas dificultades del trabajo en una organización casi siempre se centran los recursos humanos, más que en las cuestiones técnicas para resolver problemas en los proyectos. La buena noticia es que es posible trabajar en equipo, la confianza puede recuperarse, y los equipos que parten de posiciones muy degradadas pueden convertirse en equipos de alto rendimiento. Todo es cuestión de compromiso, voluntad y trabajo. Qué duda cabe que un buen coach especializado en equipos facilita el itinerario hacia la calidad laboral, porque resolver las cuestiones desde dentro, suele dificultar la resolución de los conflictos por las propias dinámicas sistémicas.

Escribir comentario

Comentarios: 0

 Pedro Pablo Salvador Hernández · Callejón de Menores, 6 · 45001 · Toledo · 648180259 · ppsalvador@me.com