Inteligencia emocional y economía

 

¿Sabías que para poder desarrollarte como una persona completa desde el punto de vista de la inteligencia emocional es fundamental que tengas tu economía saneada?, o lo que es lo mismo: que potencies tu coeficiente de inteligencia financiera.

 

El cerebro humano expresa sus preferencias a través de tres ámbitos que se corresponden con tres de los “cerebros” con los que actuamos. En realidad, todo esto es un modelo, pero lo interesante es que funciona con la precisión de un reloj suizo.

 

Básicamente, el cerebro reptiliano se asocia con la preferencia cerebral práctica, en ella se encuentra el cuidado de la salud, de la alimentación, de la sexualidad y de la economía. Por otro lado, el cerebro límbico o emocional, determina la preferencia cerebral emocional. En él reside la dimensión relacional, los sentimientos, los estados de ánimo, el interés por las personas. Finalmente, el cerebro neocortical se asocia con la preferencia cerebral intelectual. Del cerebro prefrontal no hablaremos hoy.

 

Aquí viene lo interesante: todo el modelo funciona con una estructura piramidal. Primero, debes desarrollar la competencia práctica, después la emocional y, después la intelectual. Es algo análogo al orden de satisfacción de necesidades de Abraham Maslow: Si no tienes las necesidades básicas cubiertas es más difícil que pienses en la autorrealización.

 

Entonces, para trabajar tu competencia emocional, necesariamente, tienes que haber cubierto tu competencia práctica. Si no, habrá un desequilibrio en tu vida. Y resulta que, dentro de la competencia práctica está tu alimentación que se trabaja cuidando lo que comes. Tu salud, que se trabaja con una vida sana, haciendo deporte. Y también la economía que se trabaja estudiando educación financiera. Es decir, no puedes decir. “Yo hago deporte, me alimento bien, pero no me hables de la declaración de la renta, de la bolsa o del dinero, porque soy un desastre”.  En conclusión, tener cuidada tu economía es tan importante como tener cuidada tu salud. Y de algún modo es el antecedente necesario para poder desarrollar tu dimensión emocional.

 

Espero que haya servido esta pequeña explicación para comprender qué papel juega la economía en la inteligencia emocional.

Escribir comentario

Comentarios: 0

 Pedro Pablo Salvador Hernández · Callejón de Menores, 6 · 45001 · Toledo · 648180259 · ppsalvador@me.com