La música es un universal cultural. No existen culturas que vivan sin alguna forma de expresión melódica, rítmica o armónica. Este pequeño fragmente de vida nos muestra una copla cantada por una mujer andaluza, por una madre de familia, por una "migrante" parisina. Es, a mi juicio, un documento que explica una forma de ver el mundo, que nos transmite la configuración de unos valores: trabajo, responsabilidad, compromiso, familia, respeto. Es parte de mi homenaje a todos los héroes y heroínas anónimos que nunca recibirán, en vida, el reconocimiento que compense una vida entera de sacrificio, al pie del cañón, por la estabilidad y supervivencia de su unidad familiar. Creo que la copla de Ana, ayuda a entender que el molde con el que se fraguó su generación ya no volverá a fabricarse.

 Pedro Pablo Salvador Hernández · Callejón de Menores, 6 · 45001 · Toledo · 648180259 · ppsalvador@me.com