El Expolio Recreación y crítica. Adolfo de Mingo. La Tribuna - domingo, 01 de junio de 2014

El tema de Cristo siendo despojado de sus vestiduras ha sido interpretado por el arte contemporáneo, por sus propias características y contenido, como una representación del mártir que es desposeído de sus propiedades tras sufrir las burlas y el asedio de crueles verdugos.
Uno de los ejemplos más conocidos de esta reinterpretación es una de las hojas del tríptico que el pintor ecuatoriano Jaime Zapata realizó en 1991 como alegato contra la conquista de América y que se encuentra expuesto en el Museo de la Ciudad de Quito. El artista mantuvo la composición del Greco pero sustituyó a Cristo por un indígena rodeado de conquistadores. Más reciente que este expolio de América es otra variación a partir de la pintura del Greco que hace meses presentó en Toledo el pintor Eduardo Sánchez-Beato, que formó parte del Grupo Tolmo. Su propuesta, en este caso, ha consistido en sustituir a Jesús por un autorretrato, y a los sayones por representantes políticos e institucionales de la España actual sobre los que recaen imputaciones o sospechas de corrupción. Los expoliadores de la economía española, en este caso, serían desde el antiguo tesorero y senador del Partido Popular Luis Bárcenas (en el rol del soldado) hasta la infanta Cristina de Borbón y su esposo, Iñaki Urdangarín (representados, respectivamente, como una de las tres Marías y el personaje que prepara los maderos sobre los que Cristo será crucificado).
El Expolio del Greco, al igual que otras obras del pintor, ha sido recreado también por los profesionales de la fotografía. El ejemplo más reciente es una de las imágenes que integran el Proyecto Theotokopoülus, coordinado por el creativo y antropólogo Pedro Pablo Salvador Hernández y presentado en Toledo a finales del pasado febrero. Se trata de una escena en la que puede apreciarse a través de un plano cenital al modelo Henry Fricker Bertolin. «Hemos buscado representar esta obra emblemática desde una perspectiva diferente», explican sus responsables desde la web del proyecto, www.toledogreco.es. «Aquí no hay mano acusadora, ni tres Marías, ni personaje clavando a los pies de Cristo. Es Dios hecho hombre en un ascenso al cielo, bañado por las lágrimas de Dios Padre representadas por una tormenta y enmarcado por unos paraguas que buscan expresar el factor protector que Cristo despliega con su sacrificio para evitar el sufrimiento en el género humano».


Escribir comentario

Comentarios: 0

 Pedro Pablo Salvador Hernández · Callejón de Menores, 6 · 45001 · Toledo · 648180259 · ppsalvador@me.com